La Working Holiday Visa: otra forma de visitar Australia

aussiejo September 1, 2014 0

La vida en Australia con un visado de estudiante no suele ser fácil. Exceptuando los visados para cursar estudios superiores, el visado de estudiante limita a un máximo de cuarenta horas quincenales el tiempo que el estudiante puede legalmente dedicar a trabajar para su sustento. Los visados “Working Holiday” y “Work and Holiday” son ofrecidos por el Departamento de Inmigración australiano a jóvenes entre 18 y 30 años que cumplan unos requisitos mínimos.

Byron Bay es un pequeño pueblo de la costa este australiana, a unas dos horas por carretera al sur de Brisbane. Goza de un clima privilegiado, con veranos calurosos y suaves inviernos. Sus hermosas playas y su entorno de verdes colinas dan al lugar un toque paradisíaco que desde los años setenta ha atraído a muchos jóvenes en busca de un estilo de vida relajado y en pleno contacto con la naturaleza y con ese océano que en Australia es, casi siempre, sinónimo de surf y buenas olas.

No resulta extraño que con esas credenciales Byron Bay haya llamado también la atención de jóvenes y mochileros de medio mundo, entre los que se encuentra una cada vez más nutrida comunidad de españoles. Algunos de ellos, como en el caso de Alba, catalana de 27 años, llevan ya dos años enlazando visado de estudiante tras visado de estudiante con el fin de alargar su estancia en este rincón del país, convertido en icono del estilo de vida australiano. Es el bucle –sin final aparente- del estudiante / inmigrante: llegas con un curso de inglés de unos meses para mejorar el idioma, haces números y te das cuenta que llegas justo a final de mes, te las ingenias para trabajar más horas, decides que prefieres un curso que te quite menos tiempo -capoeira, fútbol…- y voilà, las perspectivas mejoran. Tienes más tiempo, trabajás más y tienes más ingresos y te puedes permitir hacer más cosas, disfrutar más tu vida aquí… mientras te dure el visado, después tendrás que pasar por caja para renovarlo. Ese es el bucle.


Byron Bay. Fuente: https://flic.kr/p/reAmV. Autor: Andrea Schaffer

La vida en Australia con un visado de estudiante no suele ser fácil. Exceptuando los visados para cursar estudios superiores, el visado de estudiante limita a un máximo de cuarenta horas quincenales el tiempo que el estudiante puede legalmente dedicar a trabajar para su sustento. Esto condiciona mucho la vida de los estudiantes extranjeros que, en un país como Australia, se enfrentan a un coste de la vida elevadísimo –Sydney y Melbourne suelen estar entre los primeros puestos de cualquier lista de las urbes más caras del mundo-.

Pere, de 32 años y natural de Barcelona, vive en North Sydney y tiene una larga experiencia como contable y asesor fiscal. Cuando llegó a Australia trabajó unos meses en la cocina de un restaurante hasta que, por una de aquellas casualidades de la vida, en una fiesta, conoció al contacto que al cabo de una semana le ofreció trabajo como contable en una start-up del sector de la energía. Optimista por naturaleza, Pere se define como un “privilegiado” por cómo le han ido las cosas en estos dos años que lleva en Australia y aspira a conseguir el codiciado visado de trabajo con el espónsor de la empresa.

Hace unos días la Embajada de Australia en España hizo público a través de las redes sociales la práctica culminación de un acuerdo bilateral con España, que se espera cerrar a finales de 2014, para ofrecer a los jóvenes los famosos programas “Working Holiday”. Se trata de una iniciativa que surgió en los setenta para potenciar el intercambio cultural y la movilidad entre jóvenes de distintos países, y ha llegado a convertirse en un fenómeno muy popular entre los jóvenes británicos, franceses y alemanes, muchos de ellos con destino a Australia.


Opera de Sidney y CBD. Fuente: https://flic.kr/p/4TDHtJ . Autor:  Corey Leopold

Los visados “Working Holiday” y “Work and Holiday” son ofrecidos por el Departamento de Inmigración australiano (link) a jóvenes entre 18 y 30 años que cumplan unos requisitos mínimos. Para el caso de la “Work and Holiday”, la modalidad prevista para los jóvenes españoles, los aspirantes deberán acreditar un nivel mínimo de inglés, haber cursado dos años de carrera universitaria y demostrar que se dispone de ahorros. Además, a diferencia del acuerdo que existe entre Australia y otros países, es muy probable que se establezca un cupo de 500 visados para el primer año, cifra que podría verse incrementada en un futuro. Los detalles definitivos, en todo caso, se conocerán cuando se cierre definitivamente el acuerdo.

Alba y Pere, obviamente, ven la noticia desde diferentes puntos de vista. Para Pere –por edad- este nuevo visado no habrá llegado a tiempo, aunque reconoce que “es una buena oportunidad para cualquier joven poder trabajar a tiempo completo con una empresa australiana y que puedas demostrar lo que vales”. Alba, desde su remanso de paz en Byron Bay, tiene claro que intentará solicitar uno de estos visados: “espero estar entre las primeras 500 solicitudes y conseguirlo, aunque no será fácil” y concluye “me permitirá organizarme el tiempo mucho mejor, trabajar legalmente las horas que quiera y poder viajar más para conocer mucho más de este inmenso país”.

Compartir en Facebook

aussiejo

Spaniard living abroad for some years, I ended up calling Australia 'home' when I flew back to Sydney across the Tasman Sea after my first trip to New Zealand. Passionate about computers, web technologies and data visualization, I also love music, hiking, playing soccer and that special feeling when you go somewhere you've never been. I still feel captivated by the dazzling skies of this Great Southern Land.

Más sobre este autor:

¿Aún no estás en Offroutes? Regístrate gratis!